martes, 2 de diciembre de 2014

Beatriz Bergamín: "No recogería ningún premio de manos del Ministro Wert"

Beatriz Bergamín, (Más que amigos, Amar en tiempos revueltos), protagoniza en el Off de la Latina junto a la también Munster de Electroduende, Ángeles Martín, una de las obras teatrales más laudeadas: No hay papel

Un texto escrito por ella y con mucha chicha... Hoy se une a Los Munsters de ELECTRODUENDE, una actriz que además lleva el teatro en las venas...

1. ¿Por qué no hay papel para las actrices mayores de 45? 

No lo sé, sinceramente, porque en la vida real hay muchísimas mujeres de más de 45.

2. ¿Qué opinión te merecen las series que la audiencia más consume? 

Depende, como todo lo qué más se vende o consume, hay buena y mala calidad. Yo no suelo ver mucho la televisión, veo dibujos animados con mi hijo y a veces la veo por motivos laborales, para ver a compañeros o para saber cuál es el terreno que piso cuando trabajo en una serie en concreto.

3. ¿Qué se ha dejado Beatrice Bergamín en 'No hay Papel'? 

Muchísimo. Pero más que dejarme cosas, creo haber entregado estados, experiencias, vivencias, ilusiones, deseos, necesidades, palabras, alegrías, miedos, búsquedas….y eso no es malo ni triste, es maravilloso.

4. Tú has hecho mucha televisión, ¿crees que la tele debería seguir teniendo como valores informar, formar y entretener? 

No creo que los valores que yo considero importantes los pueda aportar la televisión, pero bueno, tampoco esa es su labor, creo que debería ser más plural, estar menos o nada manipulada políticamente y poco más. Es el consumidor, el espectador, el que debería tener la libertad de elegir si quiere ver un documental, una película, un informativo, una serie o una peli porno, pero para poder elegir hay que tener dónde.

5. La Bruja Avería ve en 'su bola' que ganarás un Max de Teatro y te lo da el Ministro Wert, ¿qué palabras le dedicarías? 

Ninguna palabra. Sería un honor recibir un premio Max, que por cierto, no son premios que otorgue el Gobierno de España, pero si por fuerza mayor me lo entregara el mismísimo Ministro Wert en persona, no iría a recogerlo, no querría salir en esa foto.

 6. ¿Qué obra destacarías de tu abuelo (José Bergamín) y de tu bisabuelo (Carlos Arniches)?

De mi abuelo Bergamín me apasiona el texto de “La Sangre de Antígona”, poético y revolucionario, y su estremecedora y mágica “Medea, la encantadora”, pero también me gusta su teatro más difícil de montar, como “La risa en los huesos”, que estrenó Guillermo Heras en el Centro Nacional de Nuevas Tendencias Escénicas. Y otra obra suya titulada “La cama, tumba del sueño” inspirada en un poema de Baudelaire (La chambre double) que me lancé a producir en La Cuarta Pared, hace años. Del bisabuelo Arniches me gustan muchos sainetes y “La Señorita de Trevélez”, un gran texto casi chejoviano, pero tengo especial afecto por “No te ofendas, Beatriz” y por “Es mi hombre” que interpreté durante todo un año en el Teatro de La Latina.

7. ¿Vivir sin teatro es más violento? 

Para la sociedad contemporánea sería una violenta pérdida y para mí, sería imposible.

8. ¿En qué medida puede ayudar esta obra a la gente que acuda a verla y que ya “no tiene papel" en esta sociedad? 

Posiblemente en NO HAY PAPEL haya cosas, situaciones, dolor, cierta melancolía, esas las ganas intensas de salir adelante, la fuerza de emprender, de tomar las riendas y hacer cambios, la lucidez de no abandonarse ni abandonar… con las que empaticen, los espectadores. ¡¡Ojalá! Pero… ¿Ayudar? Creo que cuando estás perdido, desubicado o sin papel, sólo puede ayudarte, un poco, la confianza de los demás en ti, la toma de decisiones personales y en un momento dado viajar y leer. Pero cuando estás desahuciado o con el alma desmembrada, quizá solo pueda ayudarte que te toque la lotería, que te salga un trabajo digno y además, que alguien te quiera. Que no es poco.

9. La obra confronta ilusiones con cruda realidad, ¿crees que tenemos que ser más idealistas o nos faltan dosis de enfrentamiento con la realidad para poder cambiar las cosas?

Creo que tenemos que enfrentarnos a la realidad desde lo poético, tomando postura desde la palabra y desde la acción, y además ser vulnerables y duales, es decir, sin enfrentarse a la realidad no creo que sea posible tener o crear ilusiones, porque viviríamos en un mundo solo ilusorio, demasiado irreal e incluso frívolo ¿no?... pero sin sueños no sería soportable la realidad. El equilibrio va por rachas y no es real que podamos alcanzarlo siempre, todo el tiempo, hay días, ratos, momentos, incluso a veces años, de sentirse mejor entre la realidad y el deseo. Posiblemente no perseguiríamos la perfección ni la excelencia, si realmente supiéramos que podemos alcanzarla, sabemos que es un imposible pero no por ello deberíamos nunca de dejar de perseguir, creo. Cada cual la suya, claro. Vaya rollo que estoy metiendo a los electrolectores...

10. ¿Qué te gustaría tener de tu compi, Ángeles Martín, que tú no tengas? 

Su alegría de vivir, su generosidad, su tierra bajo los pies, su capacidad de amar y sus tetas.

ElectroFAVORITOS  

Películas: El cielo sobre Berlín y París, Texas de Wim Wenders, Il padrino de F.F. Coppola, Blade Runner de Ridley Scott, Muerte en Venezia de L. Visconti.

Libros: La Trilogía de El Cairo de Naguib Mahfuz, 2666 de Roberto Bolaño, En busca del tiempo perdido de Marcel Prous, El fulgor de J. A. Valente.

Montajes Teatrales: Mahabharata de Peter Brook, Nelken de Pina Bausch, Le voci di dentro de Toni Servillo.

Programas de Televisión: El intermedio, Salvados.

Grupos musicales: Mozart, Lucio Dalla, Lou Reed, Glenn Gould, U2.